INFORME DE LA REUNIÓN DEL GRUPO AD HOC DE LA OIE SOBRE LA GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS. París, de julio de 2007


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "INFORME DE LA REUNIÓN DEL GRUPO AD HOC DE LA OIE SOBRE LA GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS. París, de julio de 2007"

Transcripción

1 Original: inglés Julio de 2007 INFORME DE LA REUNIÓN DEL GRUPO AD HOC DE LA OIE SOBRE LA GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS París, de julio de 2007 El Grupo ad hoc sobre la Guía de Buenas Prácticas Ganaderas se reunió en la sede de la OIE del 24 al 26 de julio de La lista de los participantes y el mandato del grupo se adjuntan como Anexo I y Anexo II respectivamente. El Dr. B. Vallat, Director General de la OIE, inauguró la reunión oficialmente dando la bienvenida a los participantes en nombre de los Países Miembros de la OIE. Seguidamente, explicó los antecedentes de la creación del Grupo ad hoc sobre la Guía de Buenas Prácticas Ganaderas. Desde 2002, la coordinación entre la OIE y la Comisión del Codex Alimentarius (CAC) se ha ido consolidando significativamente evitándose el riesgo de traslapos y de lagunas en el trabajo de ambas organizaciones. Las conversaciones sostenidas ese año por el Director General de la OIE y el Presidente de la CAC condujeron a la creación del Grupo de Trabajo Permanente de la OIE sobre Seguridad Sanitaria de los Alimentos Derivados de la Producción Animal (Grupo de Trabajo APFSWG), hoy presidido por el anterior presidente de la CAC. La OIE se encarga de la seguridad sanitaria de los alimentos derivados de la producción animal y el Codex se encarga de la seguridad sanitaria de los alimentos en las siguientes etapas, por ejemplo, en el matadero. El trabajo reciente sobre la salmonela llevado a cabo por ambas organizaciones es un buen ejemplo de una colaboración eficaz. La OIE estudia actualmente los temas de seguridad sanitaria de los alimentos en la explotación con respecto a patógenos que no necesariamente causan enfermedades en los animales, tales como Listeria monocytogenes. El Dr. Vallat hizo hincapié en que se necesitaba una coordinación regular entre las normas de la OIE y del Codex respecto a las prácticas recomendadas para superar los riesgos de enfermedades de transmisión alimentaria, teniendo en cuenta los peligros que amenazan la cadena alimentaria "del establo a la mesa". Por este motivo, la OIE colabora con la FAO en la elaboración de una Guía de Buenas Prácticas Ganaderas. Además de los riesgos de microorganismos, la Guía deberá abordar los riesgos debidos a los contaminantes de los piensos o pastoes, tales como los metales pesados, pesticidas y medicamentos veterinarios. El proyecto revisado se incluirá en el temario de la reunión del Grupo de Trabajo APFSWG del 5 al 7 de noviembre y en el de la reunión de marzo de 2008 de la Comisión de Normas Sanitarias para los Animales Terrestres. Se ha previsto publicar la Guía en forma de folleto. Aunque no forme parte del Código Sanitario para los Animales Terrestres (el Código), la Guía será reconocida como una fuente importante de as esoramiento a efectos del comercio internacional. Su redacción deberá completarse en un periodo de dos años con arreglo a los procedimientos de normalización de la OIE. El Dr. Vallat señaló que la OIE agradecía las aportaciones de las organizaciones del sector, incluida la Federación Internacional de Lechería (IDF/FIL), a la Guía. Para concluir, el Director General recordó al Grupo ad hoc que debía centrar su trabajo en la seguridad sanitaria de los alimentos sin ocuparse de productos tales como la lana, que no están destinados al consumo humano. El Dr. Pieter Koen agradeció al Director General por sus útiles indicaciones y asumió la Presidencia del Grupo ad hoc. El Grupo trabajó en el texto anterior teniendo en cuenta los comentarios formulados por los País es Miembros de la OIE y otras organizaciones y efectuó una revisión importante de la Guía (véase el Anexo III).

2 2 La OIE había recibido varios comentarios sobre la longitud y la complejidad del texto, por lo que reorganizó y simplificó su contenido. En el nuevo texto, el Grupo ha adoptado un planteamiento basado en el riesgo con un enfoque claro de los peligros para la seguridad sanitaria de los alimentos. Se han incluido referencias al bienestar de los animales dado que el bienestar animal y la sanidad animal están obviamente vinculados. Además, el ha acordado ocuparse de los peligros para el bienestar animal (tales como estrés, hacinamiento y enfermedades) que podrían tener consecuencias negativas en la inocuidad de los alimentos. También ha tenido en cuenta la recomendación del Grupo de Trabajo APFSWG de utilizar un enfoque basado en el sistema HACCP, pero ha tomado nota de que no sería práctico basarse completamente en el HACCP para la elaboración de un texto genérico que se aplicará en general a la vasta gama de situaciones de los Países Miembros de la OIE. El Grupo identificó los peligros y puntos de control del modo más general posible, considerando la gama de diferentes sistemas de producción animal, desde los sistemas de subsistencia que caracterizan a varios países en vías de desarrollo hasta las grandes unidades agrícolas industriales. El Grupo decidió establecer un marco relativamente simple para la gestión de riesgos como punto de partida. Varias medidas o actividades son comunes a la gestión de la mayor parte, sino de todos, los peligros, así que se agruparon bajo el intitulado Gestión general de la explotación, que abarca la conformidad con los requisitos legales, la higiene, la prevención de enfermedades, teneduría de registros, identificación y rastreabilidad de los animales, así como la formación del personal. Los peligros fueron clasificados grosso modo como peligros biológicos, químicos y físicos y radionucleidos. La Guía contiene una bibliografía con los documentos de referencia de la OIE, del Codex y de la FAO. El Grupo ha decidido añadir una nueva sección sobre la implementación. Esta decisión refleja su preocupación de que para los agricultores de subsistencia de diversos países en vías de desarrollo resulte difícil implementar todas las recomendaciones de la Guía, aunque se haya reformulado el texto de modo general y se hayan suprimido varias recomendaciones prescriptivas detalladas. La sección sobre la implementación pretende que se reconozca la necesidad de que las Autoridades Competentes tomen en consideración las situaciones socioeconómicas y culturales particulares en sus respectivos países a la hora de aplicar la Guía. Las recomendaciones que tengan une fecto directo sobre la salud humana y la inocuidad de los alimentos deberán tener prioridad, pero las medidas empleadas podrán ser modificadas según las circunstancias del país. La OIE recibió varios comentarios sobre detalles específicos pertinentes para especies o sectores determinados (por ejemplo, qué patógenos deben ser objeto de medidas específicas de gestión de riesgos). El Grupo no se ha ocupado de todos estos comentarios, ya que la Guía no contiene recomendaciones detalladas sobre las prácticas ganaderas recomendadas para algunas especies individuales (y eventualmente sectores). Sin embargo, cuando la OIE decida establecer directrices complementarias sobre las prácticas recomendadas para especies individuales (y eventualmente sectores), se examinarán estos comentarios específicos. Se prestará atención a la presentación de la guía a fin de que incluya el mayor número posible de fotografías para hace su lectura más amena y accesible. El Grupo ha recomendado que se prosiga la elaboración de las presentes directrices para abordar diferentes especies y sistemas de producción de modo más específico. El Presidente agradeció al Grupo por la pertinencia de sus contribuciones y por la buena voluntad manifestada por todos los participantes. Por su parte, los miembros del Grupo son unánimes en reconocer los esfuerzos y valiosos comentarios de los Dres. Sarah Kahn y Willem Droppers..../Anexos

3 3 Anexo I INFORME DE LA REUNIÓN DEL GRUPO AD HOC DE LA OIE SOBRE LA GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS París, de julio de 2007 Lista de participantes MIEMBROS DEL GRUPO AD HOC Dr. Pieter Koen (Presidente) Deputy Director Animal Health Department of Agriculture Western Cape Province Private Bag X1, Elsenburg, 7607 REPÚBLICA DE SUDÁFRICA Tel.: + 27 (0) Fax: +27(0) Móvil: +27(0) Sra. Daniela Battaglia Animal Production Officer Animal Production Service FAO HQ, Room C-581 Vialle delle Terme di Caracalla Roma ITALIA Tel.: Dr. Mario Duchens Universidad de Chile Facultad de Ciencias Veterinarias Santa Rosa La Pintana, Santiago CHILE Tel.: Fax: Dr. Pascal Hendrikx Veterinary Epidemiologist Regional technical assistant in Epidemiological Surveillance Rural Development and Environment Embajada Francesa Calle las Damas #42 AP 780 Santo Domingo REPÚBLICA DOMINICANA Fax: Dra. Laura Kulkas Herd health veterinarian Valio P.O.B Valio FINLANDIA Tel.: Fax: Dr. Mario Duchens Universidad de Chile Facultad de Ciencias Veterinarias Santa Rosa La Pintana, Santiago CHILE Tel.: Fax: Dr Roger Paskin Principal Veterinary Officer (Epidemiology)CVO Unit Department of Primary Industries 475 Mickleham Road Attwood 3049 VICTORIA AUSTRALIA Tel.: (o) Tel.: (h) Dr Manget Ram Garg Senior Scientist National Dairy Development Board Anand INDIA Tel.: Gsm: Fax:

4 4 Anexo I (cont.) OFICINA CENTRAL DE LA OIE Dr. Bernard Vallat Director General OIE 12, rue de Prony Paris Francia Tel.: 33-(0) Fax: 33-(0) Dr. Yamato Atagi Comisionado Depto. de Comercio Internacional OIE Tel.: 33 (0) Fax: 33 (0) Dra. Sarah Kahn Jefa Depto. de Comercio Internacional OIE Tel.: 33 (0) Fax: 33 (0) Dr. Willem Droppers Comisionado OIE Tel.: 33 (0) Fax: 33 (0)

5 5 Anexo II MANDATO DEL GRUPO AD HOC DE LA OIE SOBRE LA GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS Mediante el Grupo de Trabajo sobre Seguridad sanitaria de los alimentos derivados de la producción animal (Grupo de Trabajo APFSWG) y en cooperación con la FAO, la OIE trabaja en la elaboración de una Guía de Buenas Prácticas Ganaderas (la Guía). Este documento, diseñado para servir de orientación, adopta un enfoque de producción animal a nivel de la explotación para gestionar los riesgos para la salud pública en la granja. Está destinado a las administraciones veterinarias y demás autoridades competentes al efecto de que promuevan e implementen estas prácticas en sus países (según sea oportuno) en el marco del sistema general de sanidad animal; y como tal, debe abarcar todas las actividades relacionadas con la explotación pero hará referencia a los documentos pertinentes de otras organizaciones. Se han tomado en consideración ocho sectores de producción primaria, a cuyo nivel puede ser útil implementar medidas preventivas: I - Alojamientos y otras instalaciones: inmediaciones y control medioambiental II - Condiciones sanitarias de introducción de los animales en la explotación III - Alimentación de los animales IV - Abrevamiento de los animales V Medicamentos veterinarios VI - Gestión de la explotación VII - Preparación de los animales para el sacrificio VIII - Disposiciones comunes El Grupo de Trabajo APFSWG y la Comisión de Normas Sanitarias para los Animales Terrestres (Comisión del Código Terrestre) han recomendado que la OIE y la FAO coordinen sus labores a fin de que la información de la Guía sea publicada por ambas organizaciones y sirva de orientación a los Países Miembros y al público en general. El fruto de este trabajo probablemente incorporará una buena parte del texto existente, pero necesitará reformularse de modo que exponga con claridad los principios y fundamentos de los requisitos. Esta guía servirá de base para las medidas adicionales introducidas en la explotación con objeto de reducir los peligros específicos que amenazan la salud animal o la salud pública y que constituyen un motivo de preocupación en los Países Miembros. La Guía no pretende ser una norma internacional sino más bien brindar pautas de orientación para que los Países Miembros adopten un enfoque más completo de control de los peligros para la salud animal y la salud pública en la explotación. En este sentido, la elaboración de este texto estaría bajo la responsabilidad directa de los Directores Generales de la FAO y de la OIE. El Grupo ad hoc sigue las indicaciones del Grupo de Trabajo. Mandato: Revisar el proyecto actual tomando en consideración los siguientes puntos: 1. Necesidad de exponer claramente los principios y fundamentos de los requisitos 2. Consideración de las prácticas ganaderas de los países en vías de desarrollo 3. Comentarios escritos presentados por los Países Miembros, incluidos los comentarios sobre la utilización de fármacos veterinarios para fines distintos de los prescritos.

6 6 Anexo II (cont.) 4. Relación coste-eficacia de las medidas prescritas 5. Utilización, en la medida de lo posible, del método HACCP (Análisis de peligros y de puntos críticos de control) 6. Requisitos y gestión de los sistemas de producción de los pequeños explotantes, en particular en relación con la cría de diferentes especies juntas 7. Necesidad de coherencia entre la terminología empleada en la Guía y la terminología del Código Terrestre.

7 7 Anexo III GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS GANADERAS PARA LA SEGURIDAD SANITARIA DE LOS ALIMENTOS DERIVADOS DE LA PRODUCCIÓN ANIMAL RECOMENDADAS POR LA OIE Y LA FAO Introducción La inocuidad de los alimentos es reconocida ahora universalmente como una prioridad de la salud pública que requiere un planteamiento global desde la producción hasta el consumo. El objetivo de estas directrices es ayudar a las autoridades competentes y al conjunto de partes interesadas, especialmente a los agricultores, a asumir plenamente sus responsabilidades desde el principio de la cadena alimentaria para producir alimentos inocuos de origen animal. Las buenas prácticas ganaderas deben abordar también de modo coherente los aspectos socioeconómicos, zoosanitarios y medioambientales. Las recomendaciones de las presentes directrices complementan las responsabilidades de las autoridades competentes a nivel de la explotación agrícola y, en particular, de los Servicios Veterinarios. Las directrices están diseñadas para ayudar a establecer sistemas de aseguramiento de calidad en la explotación para la seguridad sanitaria de los alimentos derivados de los animales. Este documento complementa también los trabajos existentes de la OIE, la FAO y el Codex Alimentarius que tratan de la salud y el bienestar de los animales y de los aspectos socioeconómicos y ambientales relativos a las prácticas ganaderas. La bibliografía recoge los documentos y publicaciones más importantes. A fin de apoyar a las autoridades competentes, al final de este documento se incluye una indicación sobre los pasos a seguir para implementar las directrices. Peligros Varios as pectos de la producción primaria están expuestos a riesgos por acción de agentes biológicos, químicos, físicos y radionucleidos, que pueden pueden afectar al animal directamente y, por ende, a la cadena alimentaria, en varios puntos. No es posible hacer aquí una lista exhaustiva de todos los peligros, pero el propósito de las presentes directrices es describen en términos muy amplios un conjunto de prácticas ganaderas generales recomendadas para reducir al mínimo estos peligros. Las medidas contempladas para superar los peligros de la lista se examinarán en los siguientes apartados: 1. Gestión general de la explotación 2. Gestión zoosanitaria 3. Medicamentos veterinarios y productos biológicos 4. Alimentación y abrevamiento de los animales 5. Medioambiente e infraestructura 6. Manipulación de los animales y de los productos En primer lugar, se exponen brevemente los peligros inherentes a cada apartado; y a continuación se describe para cada uno el conjunto de prácticas recomendadas para controlar los peligros.

8 8 Anexo III (cont.) Cuadro de peligros Peligros Peligros biológicos Introducción de patógenos y contaminantes Transmisión de patógenos y contaminantes Infecciones microbianas y parasitarias de pastos y dehesas Puntos de control Fuentes de animales (transmisión horizontal y vertical) Abastecimiento de reproductores Procedimientos de reproducción Calidad del semen y de los embriones Camas Piensos 1 y agua Registros de las adquisiciones y movimientos de animales Salud e higiene de los visitantes y del personal Contacto con otros animales (incluidos animales salvajes/roedores/insectos, etc.) Vehículos/indumentaria/instrumentos/equipos Canales, tejidos o secreciones infectados/contaminados Estabulación de los animales y densidad poblacional Diagnóstico de enfermedades (transmisión horizontal y vertical) Salud e higiene de los visitantes y del personal Vehículos/indumentaria/instrumentos/equipos Canales, tejidos o secreciones infectados/contaminados Gestión de camas Gestión de pastos Diagnóstico de microbios/parásitos Carga microbiana en las pieles Entorno de los animales Gestión de desechos Gestión de camas Densidad poblacional Infecciones y contaminaciones transmitidas por el aire Animales portadores que liberan patógenos Sensibilidad creciente a los patógenos Localización de la explotación Estabulación animal y ventilación Densidad poblacional Gestión del ganado Diagnóstico Densidad poblacional Gestión del ganado (incluido el transporte) Diagnóstico Densidad poblacional 1 En el presente documento, el término piensos designa todos los alimentos de los animales, ingredientes, aditivos y suplementos, según la definición del Código de Prácticas sobre Buena Alimentación Animal del Codex Alimentarius (CAC/RCP54/2004).

9 9 Anexo III (cont.) Peligros Puntos de control Peligros biológicos (cont.) Resistencia a los antimicrobianos y a los parasiticidas Infecciones y contaminaciones transmitidas por los piensos Infecciones e infestaciones transmitidas por el agua Ganado mal adaptado a las condiciones Diagnóstico Regímenes terapéuticos Conservación de registros Producción, transporte y almacenamiento Calidad de los piensos Equipos para los piensos Conservación de registros Calidad del agua Gestión de efluentes Equipos de abrevamiento Selección de reproductores Conservación de registros Peligros químicos Contaminación química del medioambiente, piensos/agua Toxinas de origen biológico (plantas, hongos, algas). Residuos de medicamentos veterinarios y productos biológicos (incluidos piensos y agua medicados) Peligros físicos Agujas rotas y otros cuerpos penetrantes. Localización de la explotación Movimiento de los animales Uso de productos químicos agrícolas Calidad de los piensos y del agua Equipos y materiales de construcción Prácticas de higiene Calidad de los piensos, de los pastos y del agua Localización de la explotación Movimientos de los animales Producción, almacenamiento y transporte de piensos Tratamiento de los animales Control de las ventas y la prescripción Conservación de registros Control de residuos Calidad de los piensos y del agua Tratamiento de los animales Lesiones Localización de la explotación Infraestructura Densidad poblacional Manipulación de los animales Construcción y equipos Ingestión de objetos peligrosos/dañinos Radionucleidos Localización de la explotación Fuente de los piensos y del agua Conservación de registros Construcción y equipos Infraestructura Contaminación por radionucleidos Localización de la explotación Fuentes de los piensos y del agua Prácticas recomendadas 1. Gestión general de la explotación Hay una serie de procesos comunes a todos los niveles de la gestión de la explotación y se repiten con frecuencia en los principios elaborados a continuación. Son los siguientes :

10 10 Anexo III (cont.) 1.1 Obligaciones legales Los agricultores deben conocer y cumplir con todas las obligaciones legales pertinentes para la producción animal, tales como notificación de enfermedades, conservación de registros, identificación de los animales, eliminación de canales. 1.2 Conservación de registros En caso de que surja cualquier problema en una empresa, sea una enfermedad, sea un peligro químico o una cuestión de seguridad física, la conservación de registros es esencial en los esfuerzos para rastrear el problema y eliminarlo. Por tanto, el agricultor debería llevar registros en la medida de lo posible de: Poblaciones animales en la explotación (grupo s o individuos según sea pertinente); Movimientos de animales alrededor de la empresa, cambios en la alimentación o regimen sanitario de los animales y cualquier otro cambio de gestión que ocurra; Origen y utilización de todos los piensos, fármacos, desinfectantes, herbicidas y otros artículos consumibles usados en la explotación; Origen y destino de todos los movimientos de animales desde y hacia la granja; Enfermedades conocidas y muertes en la explotación. 1.3 Identificación de los animales La identificación de los animales y la capacidad de rastrearlos han cobrado una importancia creciente por ser herramientas necesarias para garantizar la inocuidad alimentaria y mejorar la gestión. La identificación, sea individual o por grupo; así como un mantenimiento adecuado de los registros permitirán deducir las conexiones entre propiedades resultantes del movimiento de los animales. En el caso de que se produzca un incidente relacionado con la inocuidad de los alimentos, ha de ser posible determinar la fuente y tomar la acción apropiada. Se recomienda que los establecimientos dispongan de una capacidad de rastreo de los animales al menos una etapa adelante y una etapa atrás. 1.4 Higiene y prevención sanitaria En la gestión de una empresa ganadera moderna, independientemente de las especie criada y de si la cría es intensiva o extensiva, son esenciales las medidas destinadas a preservar la limpieza, impedir la proliferación de patógenos y poner fin a las posibles vías de transmisión. Las precauciones apuntarán a: Reducir el contacto entre los animales eventualmente infectados y los animales sanos; Mantener la higiene y la seguridad de todas las instalaciones; Proteger la salud general del ganado por medio de una buena nutrición y reducir el estrés; Mantener una densidad poblacional apropiada para la especie y el grupo de edad en cuestión, siguiendo medidas aplicables localmente u obteniendo la asesoría adecuada de expertos reconocidos. Llevar registros de las poblaciones en las instalaciones o explotaciones bajo su control. 1.5 Formación Las medidas y técnicas de producción pecuaria están en constante evolución. Los agricultores, gestores agrícolas y personal de la explotación deben actualizar sus conocimientos y habilidades regularmente mediante la educación continuada. Se recomienda que las autoridades competentes evalúen las necesidades de formación entre las partes interesadas y promuevan la formación necesaria. De este modo contribuyen al compromiso y a la ejecución eficaz de todas las prácticas descritas en la presente guía.

11 11 Anexo III (cont.) Los agricultores y gestores agrícolas deben: Buscar activamente y aprovechar todas las oportunidades de formación para sí mismos y para sus trabajadores. Estar al tanto de los cursos de capacitación que sean obligatorios en sus países y regiones. Llevar registros de toda formación seguida. 2 Gestión zoosanitaria 2.1 Gestión de peligros biológicos Como principio general, desde el punto de vista de la bioseguridad, los sistemas de ganadería cerrados y los sistemas de rotación completa all-in all-out son los más seguros. Trabajar de manera regular con el veterinario para garantizar la gestión de los aspectos relativos a la salud y bienestar de los animales y a la notificación de enfermedades. Buscar asistencia veterinaria para investigar sin dilación las sospechas de enfermedad grave. Llevar registros de todas las enfermedades, de los animales enfermos y de los índices de mortalidad en la medida de lo posible, con indicación de detalles tales como fechas, diganóstico (si se conoce), animales afectados y tratamientos. Adquirir animales (incluidos los reproductores) únicamente de fuentes de estado sanitario conocido y seguro, de ser posible con certificados sanitarios de apoyo expedidos por veterinarios. Asegurarse de que los movimientos de introducción de animales puedan ser rastreados a la fuente y, a este efecto, que los animales sean identificados de modo adecuado. Llevar registros de todos los reproductores, del semen o embriones usados en sus locales, los animales con los que se usaron, las fechas de reproducción y los resultados. Llevar registros de todos los arribos, con indicación de las marcas o dispositivos de identificación, origen y fecha de arribo. Mantener los nuevos lotes separados de la población residente por un periodo apropiado a fin de observarlos para detectar enfermedades e infestaciones y de prevenir la transmisión de tales condiciones. Asegurarse de prever, tras el arribo, un plazo de tiempo apropiado para que los animales puedan adaptarse a los nuevos regímenes de alimentación, que no haya hacinamiento y que se observe su salud. Abastecerse en semen, óvulos y embriones frescos o congelados a partir de fuentes seguras, acreditadas por la autoridad competente del país de origen, con certificación sanitaria apropiada. Reducir al mínimo el contacto entre los animales residentes y los profesionales u otros visitantes, y tomar todas las medidas de higiene necesarias para reducir una posible introducción de patógenos y contaminantes. Tomar todas las medidas apropiadas para prevenir la contaminación por vehículos que ingresen en la proiedad y la atraviesen. Proteger la salud de todos los trabajadores de la explotación y asegurarse de la implementación de procedimientos de trabajo higiénicos. Practicar la reproducción y selección de manera tal que se críen animales bien adaptados a las condiciones locales y se lleven registros detallados de la reproducción. Separar los animales enfermos de los sanos de modo que no haya transmisisión de infecciones, y de ser necesario, sacrificar los animales enfermos.

12 12 Anexo III (cont.) Asegurarse de la limpieza y desinfección adecuadas de los equipos e instrumentos utilizados en la ganadería. De ser posible, retirar o eliminar eficazmente los animales muertos y caídos de modo que los demás animales no puedan entrar en contacto con las canales y que las canales no contaminen los pastos ni el agua potable, y llevar registro de toda eliminación. 2.2 Gestión de peligros físicos Asegurarse de que las personas que trabajen con animales posean una adecuada experiencia y formación en las tareas que deben ejecutar. Asegurarse de que el diseño y mantenimiento de las instalaciones y equipos sean adecuados para prevneir lesiones físicas. Asegurarse de que la manipulación y transporte de los animales se realicen en condiciones apropiadas. 3 Medi camentos veterinarios y productos biológicos 3.1 Gestión de peligros biológicos Utilizar los medicamentos veterinarios y productos biológicos ciñéndose estrictamente a las instrucciones del fabricante o la prescripción del veterinario, según corresponda. Llevar registros detallados del origen y uso de todos los medicamentos y productos biológicos, incluidos los número de lote, fechas de administración, dosis, individuos o grupos tratados y periodos de espera. Los individuos o grupos tratados han de ser claramente identificados. Mantener las condiciones de almacenamiento necesarias para los medicamentos veterinarios y productos biológicos. Mantener a todos los animales tratados en la explotación hasta el término de los periodos de espera pertinentes (salvo que los animales tengan que dejar la explotación para fines de tratamiento veterinario). Asegurarse de que los productos de animales tratados no se utilicen para el consumo humano hasta que hayan transcurrido los periodos de espera. Utilizar para el tratamiento de los animales instrumentos, jeringas y agujas limpios, esterilizados o desechables. Eliminar los instrumentos usados (incluidas las agujas) en condiciones bioseguras. Emplear únicamente instrumentos apropiados y calibrados correctamente para la administración de medicamentos veterinarios y productos biológicos. 3.2 Gestión de peligros químicos Conocer y cumplir las restricciones aplicables a los medicamentos o productos biológicos utilizados en la ganadería. Respetar correctamente todos los regímenes de dosificación recomendados y los periodos de espera especificados por el fabricante o el veterinario tratante. 3.3 Gestión de peligros físicos Asegurarse de que se usen los instrumentos apropiados para todos los tratamientos o procedimientos, y que la manipulación y sujeción de los animales se efectúen en condiciones correctas y con tranquilidad. Asegurarse de que todas las instalaciones de manipulación o tratamientos sean seguras y apropiadas para la especie en cuestión y que su construcción conlleve un riesgo mínimo de lesiones.

13 13 Anexo III (cont.) 4 Alimentación y abrevamiento de los animales 4.1 Gestión de peligros biológicos Adquirir los piensos de fabricantes que sigan las prácticas de fabricación recomendadas a fin de reducir al mínimo el riesgo de contaminación de los alimentos. Asegurarse de que no se utilicen proteínas de rumiantes en los alimentos para rumiantes. En el caso de que los piensos se fabriquen en la explotación, seguir procedimientos diseñados para reducir al mínimo la contaminación y prevenir la inclusión de componentes indeseables en los piensos. Si es necesario, se recurrirá a la asistencia de expertos. Gestionar la cadena de alimentos para animales (transporte, almacenamiento y alimentación) de modo tal que se protejan los piensos de la contaminación y del deterioro. Los piensos se utilizarán tan pronto como sea posible y, de ser aplicable, de acuerdo con las intrucciones de etiquetado. Llevar registros de todos los piensos y de las fechas de adquisición y de alimentación, y si es posible, consignar claramente los individuos o grupos alimentados. Para los piensos mezclados en la explotación, se llevarán registros de los ingredientes y mezclas, así como de las fechas de alimentación y de los animales alimentados según arriba especificado. Asegurarse de que los niveles nutricionales favorezcan la salud, crecimiento y producción de los animales. Gestionar los pastos por carga ganadera y rotación de ser apropiado para mantener un ganado sano y productivo y reducir las cargas parasitarias. Llevar registros de la rotación de pastos y de otros movimientos de animales de la explotación entre corrales, cobertizos, etc. Asegurarse de que los cambios de regímenes alimenticios sean en lo posible graduales, y que los regímenes sean seguros y nutritivos siguiendo prácticas de alimentación aceptables. Asegurarse de que en el abrevamiento se use únicamente agua de calidad biológica conocida y aceptable (apta para el consumo animal). Asegurarse de que la evacuación de efluentes no contamine las fuentes de agua potable. Inspeccionar con regularidad y, si es necesario, limpiar y desinfectar las instalaciones de alimentación y abrevamiento, tales como abrevaderos y comederos. Prevenir el acceso de los animales a los lugares donde se almacenen los piensos. 4.2 Gestión de peligros químicos Adquirir piensos de fabricantes que sigan las prácticas de fabricación recomendadas a fin de que sean mínimas las probabilidad de que contengan sustancias químicas indeseables. Usar herbicidas y pesticidas de modo razonable y conforme a las instrucciones del fabricante y la legislación aplicable para que la exposición del animal a estos productos químicos sea mínima. Se llevarán registros del uso, incluidas la fecha y lugar de aplicación. Asegurarse de que para el abrevamiento se utilice únicamente agua de calidad mineralógica conocida y aceptable (niveles de sólidos disueltos o suspendidos aptos para el consumo animal). Asegurarse de que si se utilizan aditivos alimentarios, se sigan las instrucciones del fabricante relativas a los niveles de dosificación y periodos de espera, y llevar registros del uso de dichos aditivos. Prevenir el acceso de los animales a lugares donde se almacenen productos químicos peligrosos.

14 14 Anexo III (cont.) 4.3 Gestión de peligros físicos Asegurarse de que los piensos procedan de fuentes fiables que sigan las prácticas de producción recomendadas. Asegurarse de que no haya animales en los cobertizos, corrales o pastos donde puedan ingerir cuerpos extraños y que todas las instalaciones se mantengan limpias y libres de objetos metálicos, piezas de alambre, bolsas de plástico, etc. Gestionar la cadena de alimentos para animales (transporte, almacenamiento y alimentación) de modo que se evite la contaminación de piensos con cuerpos extraños. 5 Medioambiente e infraestructura 5.1 Gestión de peligros biológicos Establecer las explotaciones en áreas libres de contaminación industrial u otra y de fuentes de contaminación e infección. Asegurarse de que el diseño de la explotación reduzca al mínimo el contacto del ganado con los visitantes, vehículos y otras fuentes eventuales de contaminación e infección. Mantener una separación adecuada entre materiales limpios y contaminados (por ejemplo, piensos y estiércol). Asegurarse de que la construcción de lugares de confinamiento, locales de estabulación o corrales satisfaga las necesidades de los animales, en particular respecto a la ventilación, drenaje y eliminación de estiércol. Las superficies de marcha no deben ser resbalosas, pero han de ser fáciles de limpiar y, en condiciones ideales, todas las superficies han de ser lavables. Asegurarse de que la eliminación de efluentes sea eficaz y que todas las instalaciones donde se mantengan animales se encuentren a una distancia apropiada de los puntos de eliminación. Aplicar medidas oportunas de control de plagas, incluido el uso de barreras tales como mallas, cercas, etc. o el uso de medidas de control de la población de plagas. Renovar con regularidad los lechos o camas de paja y de eliminar en condiciones seguras las camas usadas. Asegurarse de que los edificios y cercas estén construidos de modo que el contacto entre el ganado y de los animales salvajes sea mínimo. Asegurarse de que el diseño de la explotación y la construcción de los edificios ofrezca una separación adecuada de los animales por grupo de producción según sea necesario. 5.2 Gestión de peligros químicos Utilizar los desinfectantes y productos químicos de limpieza ciñéndose estrictamente a las instrucciones apropiadas y asegurándose de enjuagar apropiadamente las superficies e instalaciones desinfectadas y limpias. Buscar consejo profesional para el uso de los desinfectantes y productos químicos de limpieza. 5.3 Gestión de peligros físicos Asegurarse de que los locales de estabulación no ofrezcan condiciones propicias a causar lesiones a los animales, evitar los suelos resbalosos y, en la medida de lo posible, las superficies irregulares o mal drenadas. Gestionar los pastos de modo que no se exponga el ganado a áreas peligrosas o infranqueables.

15 15 Anexo III (cont.) 6 Manipulación de los animales y de los productos 6.1 Gestión de peligros biológicos Asegurarse de que todos los animales destinados al matadero estén limpios, sanos y sean aptos para el trayecto y que no hayan tenido contacto reciente con animales enfermos o material infecioso. Aplicar regímenes alimenticios de corta duración al efecto de reducir la liberación de bacterias peligrosas de los animales destinados al matadero. Asegurarse de que durante la producción primaria y almacenamiento de los productos animales, el riesgo de contaminación a partir de fuentes animales y ambientales sea mínimo. Asegurarse de que las condiciones de almacenamiento mantengan la calidad de los productos. Llevar registros de los animales y de los productos animales que salgan de la explotación con indicación del destino y de la fecha de despacho. 6.2 Gestión de peligros químicos Asegurarse de la conformidad total con la legislación existente a fin de que se exceda de los niveles de residuos máximos aplicables. Asegurarse de que ningún animal destinado al matadero se encuentre en periodo de espera después de haber sido sometido a tratamiento. 6.3 Gestión de peligros físicos Asegurarse de que la concentración o captura de los animales y su manipulación antes de la carga se lleven a cabo en condiciones seguras y decentes. Asegurarse de que la construcción de todas las instalaciones de carga sean adecuada. Tomar los cuidados necesarios durante la carga de los animales para evitar lesionarlos. Manipular los productos evitando dañarlos. Implementación Es de esperar que las autoridades competentes y las partes interesadas pertinentes convengan en medidas aceptables de gestión de la explotación (lo que puede incluir códigos de prácticas) para los diversos sectores ganaderos de sus países, basándose en los principios sentados en las presentes directrices. En condiciones ideales, los agricultores deben implementar todas las medidas recomendadas en esta guía. Para ello, tendrán que adaptar las medidas a los sistemas específicos de producción y cultivo. En el diagrama 1 se propone una metodología de implementación. La OIE y la FAO alientan a los países miembros a desarrollar sus propias medidas o códigos de prácticas basadas en las presentes directrices. Las autoridades competentes deben consultar con las partes apropiadas para establecer la aplicabilidad de las medidas de esta guía. Algunas medidas podrían adoptarse sin cambios, mientras que otras tendrán que ser adaptadas y su redacción reformulada antes de que se validen e integren a un código específico de prácticas. Las medidas no pertinentes podrán incluso descartarse. Algunas medidas complementarias tendrán que añadirse a los códigos específicos de prácticas para gestionar correctamente los peligros específicos.

16 16 Anexo III (cont.) Los países podrán decidir el nivel de prioridad que asignarán a cada medida de esta guía a la hora de desarrollar sus propios marcos. Las medidas con la más alta prioridad deben ser aquellas que impongan requisitos mínimos a los agricultores, mientras que las medidas de más baja prioridad podrán aplicarse en función de las circunstancias. El aseguramiento de calidad de la explotación debe ser apoyado por las políticas y programas, entre las cuales la concientización y formación de las parte interesadas. Estas actividades son esenciales para obtener el compromiso del aseguramiento de calidad de las partes interesadas. Diagrama 1: Metodología de implementación de sistemas específicos de producción y de ganadería Guide to good farming practices Application in specific production systems by competent authorities and/or stakeholders Hazards Control Points Measures Applicable to system? Level of priority Predefined Yes Validated measure 1 Predefined Yes, with rewording Validated with modification 2 Predefined No Discarded Missing measure? Complementary measure 3 Priority levels : 1. Critical measure 2. Higly advisable measure 3. Recommended measure

17

18 18

19 Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), 2007 El presente documento fue preparado por especialistas a solicitud de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Excepto en el caso de su adopción por el Comité Internacional de la OIE, lo expresado refleja únicamente las opiniones de dichos especialistas. Todas las publicaciones de la OIE están protegidas por un Copyright internacional. Se pueden copiar, reproducir, traducir, adaptar o publicar extractos en publicaciones periódicas, documentos, libros o medios electrónicos y en cualquier otro medio destinado al público, con intención informativa, didáctica o comercial, siempre y cuando se obtenga previamente una autorización escrita por parte de la OIE. Las designaciones y nombres utilizados y la presentación de los datos que figuran en esta publicación no constituyen de ningún modo el reflejo de cualquier opinión por parte de la OIE sobre el estatuto legal de los países, territorios, ciudades o zonas ni de sus autoridades, fronteras o límites territoriales. La responsabilidad de las opiniones profesadas en los artículos firmados incumbe exclusivamente a sus autores. La mención de empresas particulares o de productos manufacturados, sean o no patentados, no implica de ningún modo que estos se beneficien del apoyo o de la recomendación de la OIE, en comparación con otros similares que no hayan sido mencionados.

Sitemap